¿ Qué música escuchan los cocineros ?

La Gastronomía forma parte del diario de nuestras vidas. Celebramos y trabajamos en torno a una mesa o acudimos a ellas por sólo el hecho de experimentar placer.

Pero hay algo más que también suele estar presente, la Música.

Suele coincidir su presencia al mismo tiempo que el de la gastronomía.

Trabajamos con ella. Muchos estudios han indicado que la audición de esta durante el trabajo ayuda al rendimiento. ¿Hay alguien que recuerde el Hilo Musical ?. Tenía un canal para música en el trabajo.

En las celebraciones ¡cómo no!. No hay celebración buena sin que termine en un buen baile.

Cuando viajamos, en algún momento, escuchamos música.

En los restaurantes, suele haber música de fondo. Excepto en los ruidosos y mal insonorizados. No la necesitan,

Todo esto que parecen verdades de Perogrullo, empieza a parecer más interesante si entramos en un análisis un poco más profundo.

Las músicas han sido siempre la expresión de una cultura y de momentos de la historia.
Muchas de ellas han superado la moda. Son eternas. Lo que llamamos clásica (Barroco, Renacimiento, Impresionismo, …), el jazz, el blues, bossa nova……

Hoy en día, el techno, el rap, el chill-out… son músicas de nuestro tiempo.

¿Y con cuál nos identificamos?

Identificarse, es crear un proceso de abstracción por el que las emociones podemos expresarlas con un diferente lenguaje, tanto como, pintar algo que escuchamos, esculpir la emoción que nos produce un paisaje, o porqué no, cocinar una música.

Recientemente asistí a un maridaje entre los vinos de Jerez y los palos del Cante Flamenco.

Daviz Muñoz, chef del restaurante DiverXo, incorpora la música Rap y House en su gastrobar StreetXo, de Madrid. Curioso que personaje y música se parezcan tanto.

El Portal Taberna&Wines o San Rocco, ambos en Alicante, Ten con Ten, en Madrid, definen su proyecto de restauración incorporando un Dj en la sala.
Cuando visité NOMA, en Copenhage (René Redzepi), en la cocina había un Dj que les ponía música House a los que allí trabajaban. En la sala no había música (expresión de su minimalismo).

Cuando conocí la serenidad de Joan Roca (Celler de Can Roca), me entró la curiosidad por saber cuál sería su música, y recomendarla. Más tarde un amigo me regaló un libro, “El Celler de Can Roca, una Sinfonía Fantástica “. (Jaume Coll. 2006. Editorial Autor-Editor. ISBN 978-84-611-0211-2).En el prólogo y relacionado con la visita al restaurante el autor-editor cita: ” Allí se celebra dos veces por día una función que deja el habla en un segundo plano, porque la palma se la llevan la vista, el olfato, el oído, el tacto, el gusto. El autor lo subraya y pone ante el lector una de las más bellas y antiguas representaciones occidentales de los cinco sentidos, como icono artística de referencia, paralelo, análogo. Como lo es también el símil musical sugerido en el título, nacido en la rueda de deleites gastronómicos desplegados en la casa: una sinfonía fantástica ejecutada con rigor y en plenitud, con tres solistas, el primer violín, la viola y el violonchelo”. Carlos Maribona (crítico de gastronomía de ABC) cita sobre el mismo restaurante: “CAN ROCA es una sinfonía. Interpretada por tres solistas que se complementan a la perfección. Josep, maestro del vino y de la dirección de la sala; Joan, cocinero importante e inquieto, dotado de tanta técnica como capacidad creativa; Jordi, enorme repostero, capaz de abrir nuevos caminos en el mundo de los postres. Y con ellos una orquesta de 24 personas en cocina y 12 en sala (3 empleados por mesa) que hacen que todo funcione como la seda”.

¿Será esta la música que hace que el Celler de Can Roca sea uno de los mejores restaurantes del mundo?

“Mugaritz BSO” es un proyecto gastronómico-musical que nació del chef Andoni Luis Aduriz (Restaurante Mugaritz. Rentería) y del músico Felipe Ugarte y se recoge en un libro con CD. Incluye un documental, así como relatos, poemas y conjuros del escritor HarKaitz Cano.

Pero centremos más el tema. Podemos reconocernos en una o varias músicas, según nuestros estados de ánimo. Y por lo tanto, podemos inferir que el cocinero, que es una persona como nosotros, expresa en sus actos la música que escucha. Y ¿qué música expresa cuando cocina?.

¿Se deja influenciar por el frenético ritmo de trabajo en una cocina?

¿Se refugia en la música que le calma, o quizás en la que más marcha le da?

¿Cuál es el ritmo que expresa cuando sirve los menús?

¿Y qué música y que ritmo nos transmite?

Y dicen que determinados platos transmiten el amor o desamor con el que están cocinados, así que también la música del que los cocina.

En esta colaboración con Foodie Channel, en vez de contar lo “Rico” o “no Rico” de los platos de un restaurante, pretendo realizar una abstracción entre música y gastronomía. El formato será el de entrevistar al cocinero para conocer qué música es la que normalmente escucha. Si la sigue escuchando mientras cocina. Si no la escucha, pero la lleva por dentro. Y como el ritmo o el eco de esa música se traduce en lo que nosotros percibimos.

¿Será verdad que no vamos a un restaurante, o que un restaurante no tiene éxito, porque su cocinero no tiene música o no la escucha en su interior?

¿Será verdad que existen tediosos menús largos y estrechos que no tienen ritmo, porque su cocinero tampoco lo tiene ?

¿Lo llegaremos a descubrir en estas entrevistas?

Por último para seguir las entrevistas que realicemos, recomiendo el uso de Spotify o Itunes y la lectura de este libro: “El Ruido Eterno”. Escuchar al siglo XX a través de su Música. (Alex Ross. 2009. Editorial Seix Barral S.A. ISBN 978-84-322-0913-0).

Otras referencias:
http://www.mugaritz.com/es/mugaritz-bso/co-1396935325/
http://www.elsomni.cat/es/el-celler-de-can-roca/
http://www.elsomni.cat/es/el-somni/
http://www.terra.com.co/gastronomia/articulo/html/gst4499-musica-inspirada-en-la-comida-de-un-prestigioso-chef.htm

Y en Navidad este es mi ritmo:

World Christmas
R. Kelly

y

All I Want For Christmas Is You
Mariah Carey




Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

*


Recetas
Cocina Especial
Reportajes
Entrevistas
Rincón del Viajero