El champagne y la Champagne, un poco de historia (I): Roma.

El champagne y la Champagne, un poco de historia (I): Roma.

En cierto sentido, se puede decir que la historia del champagne sólo tiene poco más de 340 años. De hecho, si preguntásemos a cien personas que se precien de conocer acerca del champagne, la mayoría de ellas, interesadas en el tema, no dudarán en afirmar que esta bebida fue “inventada”, o por lo menos “descubierta”, por un monje llamado Dom Perignon. Pues parece ser que no está tan claro….

Por otro lado, la historia de la región de Champagne se puede remontar unos 2.000 años, y toda esa historia ha tenido su impacto en el presente.

La mayoría de los artículos y comentarios que existen sobre el origen del champagne empiezan a partir de la época de Dom Perignon, o si comienzan antes, proporcionan solamente una descripción muy breve de todo lo anterior a la época en la que vivió este monje benedictino. Dedicaremos un capítulo a intentar aclarar quién fue este monje.

Vamos a intentar analizar, en primer lugar, qué ocurrió antes del nacimiento de Dom Perignon remontándonos varios siglos. Después seguiremos con la historia de este maravilloso producto… el mejor vino del mundo. Hoy, hablaremos de la Edad Antigua, hasta la caída del Imperio Romano.

Siempre es bueno empezar con un poco de etimología. Entender de dónde vienen las palabras ayuda a conocer su significado. Parece ser que la palabra champagne viene del latín campus que significa campo. Asimismo, campus es la raíz del término latino campania que significa llano (en castellano tenemos la palabra campiña). Este término fue utilizado en un principio para referirse a las tierras de la región de Champagne. Los franceses alteraron, de ese modo, la palabra latina campania convirtiéndola en champaign y que luego terminaría siendo champagne.

Otra teoría es que derive del celta kann pan, literalmente “país blanco”. Sería éste un término que describiría los numerosos terrenos de creta blanca, tiza, que existen en esta región y que le son características.

champagneee

Es curioso que la palabra que designa la bebida – el champagne – sea de género masculino y la palabra usado para designar la región – La Champagne – sea una palabra de género femenino.

En cualquier caso, la palabra Champagne como referencia a esta parte de Francia no aparece hasta el siglo XII. Ahora bien, se convertiría en una denominación muy popular en poco tiempo. Del mismo modo, la primera referencia específica al vino de champagne no se produce hasta 1493.

Antes de esa fecha, la referencia geográfica de estos vinos eran los distintos municipios en los que se elaboraban.

Empecemos… No está exenta de controversia la cuestión de quién fue el primero que plantó viñas en Champagne. Existen ciertas evidencias arqueológicas que apoyan la teoría de que hubiesen viñedos originales de esa zona. También parece estar demostrado que los celtas de esa región de la Galia producían vino pero parece ser que era una industria menor y que la calidad del producto final no era demasiado buena.

Los romanos invadieron la Galia alrededor del 121 A.C., terminando esta conquista Julio César allá por el año 52 A.C. Esta conquista supondría el inicio de una importante industria vitivinícola en la Galia. Durante la conquista, y posteriormente, los romanos plantaron numerosos viñedos en la Galia, comenzando en el sur y siguiendo su camino hacia el norte. El viñedo era fundamental para garantizar la potabilización del agua que se daba a las legiones.

No existen demasiadas evidencias de que plantasen viñedos en la región de Champagne pero es conocido que los romanos extrajeron piedras del área de Reims, y debieron darse cuenta de que la ladera sur de la Montaña de Reims posee unas características ideales para el cultivo de la vid.

CHAMPAGNE1

Por otro lado, es sabido que el vino espumoso ya era conocido y apreciado por los romanos que lo denominaban vinum titillum. (vino que hace cosquillas). Así lo describe el poeta Virgilio en su obra La Eneida al hablar de los spumantem plateram et pleno se proluit auro refiriéndose a la efervescencia que rebosan estos vinos cuando se sirven. El verso 738 del Libro I dice: “… y libó sobre la mesa la ofrenda del vino y […] convidó luego a Bitias, quien sin dudarlo se tragó la copa espumante hasta topar con el oro macizo”. Quizá hablaba del Asti Spumante, ya que Virgilio era oriundo de Mantua, en el Piamonte.

Fue servido ya en el siglo I d.C. durante un banquete en honor de César y Cleopatra.

 

 

CHAMPAGNE2.jpg

Las citas se multiplican en la época romana, especialmente de la mano de Lucano. En su poema épico “Farsalia” o Bellum civile, poema narrativo muy realista que narra la guerra civil entre César y Pompeyo, el autor escribe indomitum Meroe cogens spumare Falernum, cuya traducción revela que “el indómito Falerno se convierte en espumoso mezclándolo con la Meroe”, que es una vid originaria de Etiopía.

Los romanos conocían una de las técnicas para obtener el vino con burbujas -añadir uva pasa- y experimentaron la fermentación y refermentación programada en las ánforas, descubrieron incluso un método para retrasar y controlar la fermentación espontánea del mosto a través del frío. De hecho, en las ruinas de Pompeya (sur de Italia) hay una cantina situada sobre un subterráneo atravesado por tubos de agua fría en el que se colocaban los dolia con el mosto que se pretendía convertir en espumoso.

También en la literatura catalana se hace mención por puño y letra del monje gironés Francesc Eiximenis (1340) de ciertos vinos saltants i formigalejants y en 1352 Anselm Turmeda escribió sobre los vinos saltarines.

Pero volvamos a Francia…

La ciudad de Reims fue fundada antes de que los romanos llegasen con el nombre de Durocortum (fortaleza redonda) y era la capital de los Remi, una tribu originaria de lo que hoy sería Bélgica. El término Remi significa “los dominantes” y tal vez sería el origen de que la ciudad acabara llamándose Reims.

 

CHAMPAGNE3.jpg

La ciudad de Reims está llena de restos romanos. Por ejemplo, la Puerta de Marte. Es el único de los cuatro arcos monumentales que quedan, construidos sobre el año 200 de nuestra era, para entrar a la ciudad de Durocortorum. Tiene un montón de imágenes mitológicas.

Reims-Puerta-de-Marte-300x198

Otra construcción romana digna de mención es el Cryptopórtico. Es del siglo I DC aproximadamente.

crypto_galerie_ouvertures1-300x225

Los nobles romanos construyen villas alrededor de Durocortorum, en las que se comienza a cultivar la vid. Podemos decir, que es a partir de la construcción de estas villas romanas cuando aparece el vino en la Champagne.

Parece ser que los vinos producidos por los romanos eran muy del agrado de los galos que pagaban a menudo considerables sumas de dinero para comprarlo. Incluso se piensa que un número considerable de Galos se romanizó para tener mejor acceso a los víveres y productos controlados por los romanos, entre ellos el vino.

También es cierto que algunas de las tribus galas del norte eran más guerreras y pensaban que el vino romano era de hecho una trampa, diseñada para embotar y disminuir su valor y fuerza guerrera.

Plinio el Viejo alabó los vinos de la región de Reims que eran entonces conocidos como los vinos de Ay. Los vinos de Ay continuarían siendo renombrados a través de los siglos, de hecho este pueblo tiene, dentro de la AOC Champagne, la categoría Grand Cru en la actualidad.

Es interesante señalar que la erupción del Vesubio en el 79 D.C. inundó con una marea de lava Pompeya y destruyó una rica ciudad con doscientas tabernas y 30 villas productoras de vino, destruyendo algunos de los mejores viñedos del Imperio. La añada del 78 desaparece entre las llamas. En Roma, el vino se vuelve escaso. Al llegar al poder el emperador Domiciano, ordenó que se plantasen con viñas grandes extensiones de terreno que hasta entonces se dedicaban a cereal en las provincias romanas. Esta orden tuvo consecuencias negativas.

Los romanos se muestran ágiles en su reacción: el vino es la manera más sencilla de amasar una fortuna. Sigue una batalla campal por plantar majuelos en los alrededores de Roma y hasta el último acre de campo de trigo se planta de vid; tras la bajamar, se levanta una pleamar de vino. Poco después escasea el trigo.

El emperador tuvo que revocar la orden en el 92 D.C. ordenando el arranque de viñedos (al menos en 50% en la Galia). No todo el mundo obedeció. Algunos encontraron formas de burlar el decreto imperial. Por ejemplo, cualquier terreno que perteneciese a un romano podía ser declarado, técnicamente, tierra romana dejando de formar parte de la provincia conquistada y quedando así exenta de cumplir la orden imperial de arranque.

No obstante, el decreto siguió vigente durante casi 200 años hasta el 280 D.C. aunque con un impacto muy limitado. Fue el emperador Probus, hijo de un jardinero, quien derogó esta orden. También animó a plantar vides. Es conocida su frase Ciudadanos, plantad viñas y haceros ricos. También ordenó a algunos de sus propios soldados que ayudasen a plantar viñedos.

Está documentado que esto se hizo efectivo en la región de Champagne cerca de Reims y de Châlons. La ley romana también decía que era delito atacar o dañar el viñedo de otra persona. A través de esto, y de otras cosas obviamente, la región de Champagne comenzó a prosperar mostrando los romanos cuánto disfrutaban del fruto de la vid.

Un nuevo peligro para la región de Champagne llegó, bajo la forma de vecino enemigo invencible: Atila el Huno, el azote de Dios. Los Hunos, una tribu nómada de bárbaros del este que invadieron el Imperio Romano, fueron una seria amenaza. Alrededor del 451 D.C. Atila y su ejército invadieron la Galia. Marchó a través de Francia hasta llegar incluso a Orleans, hasta que la coalición de romanos y visigodos capitaneados por Teodorico I y el general romano Flavio Aecio le obligó a retroceder en la batalla de los Campos Cataláunicos en septiembre del 451 en Châlons-sur-Marne.

Afortunadamente, la alianza romano – visigoda derrotó a Atila. De hecho, fue la única vez que perdió una batalla en toda su vida militar. No se puede saber con certeza pero se dice que entre 100.000 y 300.000 hombres perdieron sus vidas en esa batalla, incluyendo al rey Teodorico. Después de esta batalla, Atila se retiró de las Galias y nunca volvió. Algo curioso e interesante es que Atila fue advertido de la derrota la mañana previa a la batalla. Los sacerdotes, tras escrutar las entrañas de un animal sacrificado ritualmente, previnieron a Atila del desastre para los Hunos. A pesar de esta advertencia, Atila decidió continuar.

Algo que también quedará sin respuesta es qué hubiese pasado con esta región y con el champagne si Atila hubiese ganado la batalla y hubiese controlado estas tierras.

Aunque Roma fue capaz de derrotar a Atila, su control sobre la Galia pronto desaparecería. En el 454 D.C, solamente tres años más tarde, por orden del emperador Valentiniano III matarían al general Aecio. Gaudencio, el hijo de Aecio, se había casado con Placidia, la hija del emperador. El emperador estaba preocupado por el hecho de que Aecio quisiera usurparle el trono para dárselo a Gaudencio.

Un año más tarde, los vándalos asaltarían Roma, provocando la caída de un imperio una vez poderoso. El control de Roma sobre las Galias comenzó a debilitarse, haciéndola vulnerable para nuevas invasiones.

Uno de los aliados romanos contra los hunos habían sido los francos salianos, una tribu germánica que había sido autorizada a vivir en tierra romana. Serían ellos quiénes capitalizarían y aprovecharían la pérdida de control de Roma sobre la Galia. En el 481 D.C., Clodoveo I, con quince años de edad, sucedió a su padre y se convirtió en rey de una de las tribus de francos salianos. Durante los quince años siguientes, unificó todas estas tribus y consiguió controlar la Galia derrotando a Syagrius, el último oficial romano de la Galia.

Antes de completar esos éxitos militares, Clodoveo se había casado con Clotilde, una cristiana. Ella, a menudo, animaba a Clodoveo a rezar a Dios y a abandonar sus creencias paganas. Ella, finalmente, consiguió su propósito al hacerle `prometer que se convertiría si conseguía derrotar a sus enemigos.

Le_mariage_de_Clovis_et_Clothilde-288x300

Al conseguir la conquista de la Galia, Clodoveo cumplió su promesa. Su bautismo es un hecho histórico fundamental en la historia de Reims.

saint-remi-clovis-bautizo-lapida-300x200

Saint_Remy_baptise_Clovis-300x164

San Remigio, también conocido como Remi o Remy, fue obispo de Reims durante 74 años hasta el 533 D.C. La leyenda nos dice que sus milagros estuvieron vinculados al vino. En cualquier caso, fue él quien bautizó a Clodoveo. El 24 de diciembre de 496, Clodoveo y casi 3000 soldados francos llegaron a Reims para ser bautizados.

Bateme_de_Clovis_par_St_Remy-edit-195x300

La leyenda también cuenta que había tanta gente que Remigio no podía alcanzar los óleos con los que debía ungir a los bautizados. Una paloma blanca apareció del cielo, cogiendo el recipiente con los oleos en sus garras y llevándoselo a Remigio que así pudo completar la ceremonia.

Este hecho tiene mucha importancia para los reyes franceses. Los absolutistas basaban la afirmación de que eran reyes “por la gracia de Dios” en esta leyenda ya que decían que los óleos, en teoría, que aún se conservan en el museo que hay al lado de la Catedral de Reims, habían venido del Cielo.

Merece la pena detenerse un poco en esta historia para entender mejor la idea de Reims como “ciudad de reyes”.

Sainte_Ampoule-231x300

Ahora bien, parece ser que este recipiente, la Sainte Ampoule, fue rota de forma solemne durante la Revolución Francesa el 7 de octubre de 1793 en lo que hoy se llama Place Royale) por Philippe Rühl encima de lo que era el pedestal de la estatua de Luis XV … que había sido fundida para hacer cañones…

Se dice que uno de los testigos de la destrucción de la Sainte Ampoule afirmó que recibió algunas salpicaduras de aceite sagrado sobre su ropa. Otro también afirmaron haber recogido algunos fragmentos del envase jarrón roto. Por último, algunos señalaron que en la víspera de su destrucción, había tomado la precaución de salvar todo lo que pudo del bálsamo sagrado. Estos detalles (que todavía se están debatiendo hoy) son importantes. Diluido con aceite único, estas “huellas” habrían contribuido a hacer más creíble la fabricación de una nueva cantidad de aceite sagrado para ser utilizado en las coronaciones posteriores. Éste es el caso de Carlos X, coronado el 29 de mayo de 1825. Para esta ocasión se realizó un nuevo relicario que puede verse en el Palais de Tau (al lado de la catedral)

steampouleampouleetaiguillette-300x207

… pero sigamos

La mayoría de los reyes de Francia, e incluso ahora los pretendientes al trono, han sido ungidos y coronados en Reims. Además, varias localidades del este de Francia hacen referencia a la Sainte Ampoule en sus blasones.

Hubo, obviamente, un gran banquete para celebrar el bautismo. Clodoveo y los francos disfrutaron de los, al parecer fantásticos, vinos procedentes de los viñedos de Remigio. Es probable que estos vinos fueran tintos. La leyenda también incide en que esos vinos fueron hechos por esclavos que Remigio tenía pero que éste los liberó en su testamento.

En cualquier caso, es a partir de este momento cuando se vinculan los vinos de la región de Champagne con la realeza.

Los francos disfrutaban con el vino e incluso adoptaron la ley romana que prohibía a la gente dañar el viñedo del vecino.

En el próximo capítulo… la Edad Media.

 




Sin comentarios todavía.

Deja un comentario

*


Recetas
Cocina Especial
Reportajes
Entrevistas
Rincón del Viajero