El Champagne, by David Bernardo López Lluch

No es necesario saber absolutamente nada de vino para disfrutar de una copa del mismo modo que no hace falta saber absolutamente nada de cine para disfrutar de una película.

Ahora bien, sí es necesario saber para apreciar. Por eso, en esta columna me propongo explicar y difundir lo que es el champagne para que además de disfrutar, aprecien el que es el mejor vino del mundo.

Podría empezar hablando de historia, de zonas, de uvas, de tipos de vino, de añadas… pero no lo voy a hacer.

Podría hablar extensamente de los vinos de reserva y de cómo se hace, cada año, la mezcla de vinos que configura la base para la segunda fermentación y decir que, de la misma forma que un pintor elige sus pigmentos; como un compositor escribe una sinfonía basándose en diferentes instrumentos; del mismo modo que un maestro florista imagina un ramo combinando formas y colores usando diversas flores; al igual que una nariz crea un perfume nuevo a partir de la multitud de esencias de todo el mundo, como un director de orquesta ajusta los agudos y los graves, las pausas y organiza los tiempos formando un todo coherente y armonioso… Así, los elaboradores de champagne mezclan diferentes vinos base de varios años para crear otro vino muy superior en calidad a la suma de las calidades individuales de sus componentes, pero no lo voy a hacer… hoy no.

No lo voy a hacer ya que no empezaría bien.

La primera premisa que debemos tener en cuenta es que el vino no es vino sin el ser humano, y, obviamente, el ser humano no es ser humano sin vino.

12387852_930944086987378_469550073_n

El champagne es un vino y es parte de lo que es el ser humano. Por eso, entender lo que es un champagne implica tener primero claro qué es el ser humano. El ser humano es, ante todo, sensaciones, emociones y sentimientos.

El champagne no sólo es el vino de la celebración. Es el vino que mejor resume la capacidad del ser humano para sacar lo mejor de sí mismo y del entorno que le rodea. Esto lo explicaré mejor en próximos artículos. Sólo dejaré un adelanto: la región de Champagne está en el Paralelo 50º Latitud Norte y es una de las zonas más devastadas por la guerra… y sus gentes siempre han salido adelante.

12336028_930944080320712_1318580968_n

Por eso es el mejor vino del mundo. El champagne representa la alegría de vivir aquí y ahora, de celebrar que ya estamos en el paraíso. El champagne es humano… terrenal.

La mejor definición del champagne, para mí, está en Casablanca. Lo digo siempre… lo repito. En esa película está la que es la mejor escena del cine en la que se incluye un vino vinculándolo a sensaciones, emociones y sentimientos.

12358130_930944066987380_2042858614_n

Están en París… Ella acaba de enterarse de que su marido está vivo. Él sabe que los nazis lo van a detener y lo van a matar a no ser que huya. Están enamorados y el mundo se hunde a sus pies… ¿qué hace Rick?… abrir una botella de champagne… El champagne es la alegría de vivir… y, por eso, se beben las tres últimas botellas de Mumm Cordon Rouge.

Y por eso, siempre les quedará París, siempre les quedará el champagne.




0 Comentarios

Deja un comentario

*


Recetas
Cocina Especial
Reportajes
Entrevistas
Rincón del Viajero